miércoles, 7 de septiembre de 2016


Deciden enterrar adolescente creían estaba viva en Santiago.


En medio del llanto y el dolor de sus familiares, vecinos y amigos, fue sepultada la mañana de hoy en este municipio el cadáver de una menor de 15 años cuyos padres decidieron admitir que estaba muerta, a pesar de que su cadáver nunca se puso en estado rígido. Priscila Toribio, hija de Yajaira, de 38 años, fue declarada muerta el pasado domingo en el Hospital Regional Infantil Arturo Grullón, pero extrañamente cuando se procedía a su entierro el lunes, según familiares, comenzó a lagrimear y a mover un brazo, por lo que la retornaron a su casa de la sección La Lomita, de esta localidad.

Ya con tres días en la que era su cama, sus parientes decidieron enterrarla este miércoles en el cementerio municipal, con la presencia de decenas de moradores, muchos de los cuales asistieron más por curiosidad que por acompañar a los familiares de Priscila.
“Yo no creo que mi nena está muerta, ella era muy alegre y siempre jugaba con los niños de su misma edad y compañeros de estudios”, refirió Ramona Santos, tía política de la fenecida. Mientras que Yajaira Toribio declaró que su hija siempre sufría de migraña y que el pasado fin de semana la llevaron al Arturo Grullón, donde después de chequearla le informaron sobre su deceso.

“Me dijeron que primero le dio un derrame cerebral y luego dos infartos”, subrayó Toribio.

Dijo que ante la insistencia de vecinos y familiares, decidió dejarla en la vivienda más de 48 horas, a ver si reaccionaba, lo cual no sucedió.

Aunque el cadáver no alcanzó la rigidez como es natural en casos de muerte, anoche empezó a descomponerse y a expulsar sangre por las fosas nasales y la boca. La occisa cursaba el sexto grado de la escuela primaria o básica de la comunidad La Lomita, de este municipio.

Reacciones:
Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada