jueves, 11 de agosto de 2016


Este deportista coreano podría ser ejecutado al regresar a su país por no ganar un oro.

Si creías que para un atleta olímpico era ya todo un honor el poder subir al podio, sin importar si ganó medalla de oro, plata o bronce; desafortunadamente, para algunos deportistas, el no haber podido conseguir la presea aurea es sinónimo de muerte. Ese parece ser el caso de Cho Om-Yun, representante de Corea del Norte, quien recientemente obtuvo la medalla de plata en la prueba de halterofilia de los 56 kilogramos, situación que ha puesto su vida en peligro.

Aparentemente, Om-Yun concedió una entrevista a algunos representantes de la prensa internacional en donde habría declarado que podría perder la vida cuando regrese a su tierra natal por haber “deshonrado” a su país, al no haber podido repetir el oro que consiguió hace cuatro años en Londres.

“Sé que no podré volver a competir nunca más, pues he deshonrado a mi pueblo y avergonzado a mi líder. Estoy seguro que al regresar a mi país, el líder supremo dará la orden a su guardia personal para asesinarme. No le temo a la muerte, estoy convencido que es la única forma de pagar mi gratitud”, habría declarado el pesista.

Reacciones:
Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada